El metal sinfónico tiene un antes y un después de Nightwish. La banda finesa, liderada por Tuomas Holopainen, es uno de los combos más exitosos con una mezcla entre lírica operística, metal contundente y orquestaciones cinemáticas.

Formados en 1997 en Kitee, Nightwish lograron el reconocimiento mundial gracias a discos como “Wishmaster” (2002) y el aclamado “Once” (2004) con el que lograron llegar a lo más alto. La salida de la vocalista Tarja Turunen suscitó dudas pero la banda las resolvió rápido con la edición de “Dark Passion Play” e “Imaginaerum” con Anette Olzen y posteriormente el catedralicio “Endless Forms Most Beautiful” con la que es su vocalista definitiva, Floor Jansen.

La banda vuelve a Rock Fest Barcelona con un nuevo disco bajo el brazo que verá la luz en los próximos meses.